CARTA PRESENTADA POR EL EMBAJADOR HASEKURA TSUNENAGA Y EL PADRE LUIS SOTELO ANTE EL CABILDO DE SEVILLA. 27 DE OCTUBRE DE 1614.

Por particular providençia de Dios, viniendo el padre Fray Luys Sotelo a nuestro reyno, oymos dél las cosas excelentes de su santa ley y juzgárnosla por santa y buena siendo el verdadero y çierto camino de la saluaçión, por lo qual avernos deseado sujetarnos a ella y ser christiano. Pero ya que causas graues nos lo ynpidan hasta agora, pretendernos que todos nuestros vasallos, los altos ylos bajos, lo sean, y para esto rogamos a este padre fray Luys Sotelo que lleuase en su conpañía un cauallero de nuestra casa, llamado Fajecure Rocuyernon, hasta llegar a la presençia del señor grande y poderoso rey de España y del gran señor de los christianos que llaman papa, y adorándolos significarles de nuestra parte den orden cómo se consiga y tenga efeto.

Y sabiendo la grandesa y riquesa dessa noble república y tanbién ques patria del padre fray Luys Sotelo, de verdad e cobrado a vuestra señoría grande y particular amor, y la causa prinçipal que a ello me mueve es porque el primer onbre que nos enseñó en este reyno el camino de la verdad y la santa ley de Dios es rama brotada y salida dessa generosa ravz, Y así es vnpusible que dando a Dios las gracias desto las dexemos de rendir a vuestra señoría, por lo qual a los dos sobredichos ordenamos apretadamente que por nos y por todo este reyno se las den muy grandes; vuestra señoría las reçiba.

Y de la manera que avernos admitido esa gran república con última determinación a nuestro amor y amistad, desde agora para sienpre jamás, sin auer perpetuamente mudança en ella, así nos admita a la suya con perpetua estabilidad y nos enbíe por escrito el asiento y firmesa desto. Y en señal deste amor y amistad, enbiamos a vuestra señoría, conforme a nuestras costunbres, una espada y una daga que de propósito las señimos y llegamos a nuestra persona. Asimismo recibiremos particular gusto de que vuestra señoría encamine a los dos dichos nuestros enbaxadores, para que lleguen en paz y prosperidad a la presencia y lugares que son dichos y los anpare con su fabor para que nuestra pretençión y deseo mejor se efetúe, poniendo las diligençias en ello que paresçieren más a propósito. Tanbién avemos sabido que en esa república se juntan muchos navíos de todo el mundo, y por esa causa asisten en ella muchos pilotos y otras personas muy diestras en la navegación. Vuestra señoría mande juntarlos y averiguar con ellos si es pusible navegarse derechamente desde el Japón a esa çiudad, por qué derrotas y en qué puntos e puertos se puede llegar, enbiándonos razón de todo, para que siendo pusible a nuestros naviós navegen esa carrera todos los años y nuestro deseo más bien se cunpla y nuestra amistad esté más firme y comunicable. Las demás cosas en particular las sabrá vuestra señoría del padre fray Luys Sotelo, a quien nos remitimos en todo. Si algo del gusto y seruiçio de vuestra señoría se ofreçiere en este reyno, avisándonos se acudirá a ello con puntualidad.

De nuestra corte de Xenday, a los catorze de la luna nona, el désimo otauo año de la hera de Echo, que son a veinte e seys de octubre de mill e seysçientos y treze años. Deseo el amistad y graçia de vuestra señoría.

La firma es: Ydate Masamune.

El nombre de su dinidad es: Matecundayda Mutemutsunocami.

Y el sobreescrito dize: entre las naciones del mundo, a la más conosçida y muy yllustre çiudad de Sevilla.